Introducción al Design Thinking, una manera más humana de innovar

11 01 2010

No había escuchado hablar de Design Thinking hasta que Carlos Guyot, director de Innovación de La Nación me contó de qué va eso. “Es una metodología de innovación cuya síntesis en versión Twitter de exactos 140 caracteres podría ser la siguiente: trabajar en equipo, observar con empatía, inspirarse, generar mil ideas, elegir una, hacer prototipos, llevarla al mercado y cambiar el mundo”, escribió Chany (como llamamos a Carlos) en su blog.

Como esta semana voy a empezar a trabajar con esta metodología en un nuevo proyecto (novedad que me alegró el comienzo del nuevo año), me puse a investigar un poco sobre el asunto, por demás interesante. También del blog de Chany, Diario de un director de arte, copio y pego este video, en el que Tim Brown, uno de los autores de la metodología, la explica con sencillez.


Tim Brown es uno de los fundadores de Ideo, una consultora especializada en innovación y diseño. En su post, Chany destaca una cita de Brown que la revista Fast Company también subrayó en su propia crítica del libro:

“El design thinking se apoya en nuestra habilidad para ser intuitivos, para reconocer patrones, para construir ideas que al mismo tiempo tenga sentido emocional y funcionalidad, y para expresarnos en otros medios además de la palabra. Nadie quiere manejar su negocio sólo en base a sentimientos, intuición o inspiración, pero exagerar la confianza en lo racional y analítico puede ser igual de peligroso. El approach integrado en el corazón del proceso de diseño nos sugiere una tercera vía”.

En otras palabras, para innovar hay que ser bien humano, hemisferio derecho + hemisferio izquierdo. Innovar, claro, es una actividad netamente humana. Pero no es menos cierto que en la búsqueda de modelos exitosos de innovación, esa habilidad fue mecanizándose, automatizándose… deshumanizándose.

Aunque la metodología va más allá de la industria, es interesante cómo puede aplicarse a los negocios en medios de comunicación tradicionales y el entretenimiento que buscan nuevas formas o formas renovadas de servir a sus audiencias.

En junio de 2008, Tim Brown publicó en Harvard Business Review lo que seguramente fue un adelanto de su libro del año pasado. Ese artículo está disponible aquí, en el sitio de Ideo.

Allí define los rasgos salientes de la personalidad del Design Thinker:

– Empatía: la capacidad de imaginar el mundo desde distintas perspectivas, incluidas las de colegas, clientes y usuarios finales (actuales o futuros), para descubrir necesidades explícitas o latentes.
– Integrative thinking: la habilidad de ver los aspectos sobresalientes de un problema complejo y crear soluciones novedosas. En realidad, este concepto -como se verá más abajo- fue elaborado por el decano de la escuela de negocios Rotman, de Toronto, Canadá.
– Optimismo: no importan las limitaciones del problema ni cuán difíciles sean: una posible solución siempre será mejor que nada.
– Experimentación: las innovaciones significativas no provienen de ajustes graduales. Los design thinkers plantean preguntas y exploran las limitaciones del problema de forma creativa para lograr soluciones enteramente nuevas.
– Colaboración: la creciente complejidad de los productos, servicios y experiencias he reemplazado al mítico genio creativo por un equipo interdisciplinario que trabaje colaborativamente.

La metodología funciona en tres pasos: 1) Inspiración 2) Ideación 3) Implementación. Pasos que funcionan iterativamente y que forman un “continuum of innovation“. Dice Brown:

“We label these ‘inspiration’, for the circumstances (be they a problem, an opportunity, or both) that motivate the search for solutions; ‘ideation’, for the process of generating, developing, and testing ideas that may lead to solutions; and ‘implementation’, for the charting of path to market”.

Un aspecto saliente del método, tal como lo desarrolló Ideo, es el proceso de creación de prototipos. Según Brown:

“Prototyping doesn’t have to be complex and expensive. (…) Prototypes should command only as much time, efort, and investment as are needed to generate useful feedback and evolve an idea”.


Como ya se mencionó, Design Thinking está conectado con Intregrative Thinking una disciplina desarrollada originalmente por Roger Martin, decano de Rotman School of Management, de la Universidad de Toronto. Esa misma escuela explica el método aquí, y también en el paper The Art of Integrative Thinking. Para quienes quieran saber todavía más, Martin expone buena parte de la teoría en su libro The design of business. Rotman ha hecho del Design Business una de sus mayores fortalezas.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

14 01 2010
Anónimo

[…] una de sus mayores fortalezas.11 ene 2010………………………………………Fuente:  Media and Entertainment ObservatoryImagen 1: Design thinking  Imagen 2: Change by design  Más sobre este tema: – […]

3 01 2011
Los números de 2010 de Latam Media & Entertainment Observatory « Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] Introducción al Design Thinking, una manera más humana de innovar enero, 20101 comentario 3 […]

16 04 2013
Anónimo

[…] una de sus mayores fortalezas.11 ene 2010………………………………………Fuente:  Media and Entertainment ObservatoryImagen 1: Design thinking   Imagen 2: Change by design  Más sobre este tema: […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: