El lugar del juguete en la industria del entretenimiento

17 01 2011

Dicen los que saben que el bebé en la panza de su madre ya juega con el cordón umbilical. El juego es la primera forma de comunicación, de entrenamiento y de esparcimiento. Es el primer entretenimiento del ser humano, y no sólo de nuestra especie. ¿Cuántos negocios surgieron en los últimos tiempos que comercializan juguetes para mascotas?

Los juguetes tienen un lugar centran en la industria del entretenimiento, eso es seguro Tanto, que Barbie dejó de ser una muñeca polémica para adoptar una figura más humana, de carne y hueso, y subir al escenario en el musical. Y para los niños, qué mejor que un capítulo de Batman hecho con ladrillitos de Lego. Los más grandes fabricantes de juguetes del mundo entendieron que lo suyo no es sólo empaquetar plástico moldeado o insertar algún mínimo circuito electrónico. Lo suyo es brindar las herramientas (que no son muchas) que los chicos necesitan para poner en marcha su propio mundo de ensueño.

En las últimas semanas me tocó escribir un par de notas sobre la industria del juguete en la Argentina, un sector con tradición aunque necesitado de un fuerte shock modernizador. En este país, el mío, la industria juguetera tiene un legendario enfrentamiento con otro sector local dedicado a la importación de juguetes, al que en distintos momentos históricos se le impusieron diferentes barreras paraarancelarias. La novedad de esta década parece ser que las rivalidades se atenuaron y ambos eslabones de la industria parecen ahora trabajar juntos. Ahora, sería bueno que transformaran esa mirada puramente industrial (fierrera) y levantaran los ojos hacia el mundo actual,

Como sea, este post no tiene más ambición que recuperar aquellas notas que hice para La Nación, en las que se describía el panorama actual del sector argentino del juguete, y dejar planteada una discusión que aún no se da en Argentina: ¿Cuál es el lugar del jueguete en la industria del entretenimiento?

Subieron 18% el año pasado las ventas de juguetes [06.01.2010]
La temporada de juguetes, que cierra hoy con la “llegada” de los Reyes Magos, terminó con un aumento de las ventas de alrededor del 18%, cifra en la que coincidieron ayer los fabricantes nacionales y los importadores. Ambos sectores festejaron el buen momento del rubro, que en 2010 -uno de los mejores años de la última década- movió alrededor de US$ 500 millones.

“Fue un buen año, la industria y el comercio anduvieron muy bien. Produjimos un 15% más en unidades y se vendió un 18% más que en 2009. Para 2011 vamos a seguir trabajando en nuevos productos”, dijo Miguel Faraoni, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ). Según el empresario, desde 2003 el sector nacional viene creciendo entre el 5 y el 8% anual.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, celebró ayer junto a Faraoni que “la participación de la industria nacional en el mercado de juguetes alcanzó en 2010 el 35%, más que triplicando las cifras previas a 2003. Además, la producción de juguetes tuvo un crecimiento acumulado del 130% entre 2000 y 2009”. Giorgi tiene un afecto especial por los jugueteros: en 1999, cuando fue secretaria de Industria, Comercio y Minería del gobierno de Fernando de la Rúa (Alianza UCR-Frepaso), aplicó preferencias arancelarias para la importación de juguetes con el fin de proteger la industria, que había sido desbastada en la década anterior.

Los importadores también festejaron, aunque piden cambios en la manera en que el Gobierno “administra” las compras externas. “Es verdad que en 2010 aumentó el volumen de importación, pero todavía es inferior en casi un 15% al volumen que se importó en 2008”, dijo Carlos Restaino, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines (Aadeja).

Para el ejecutivo, “las empresas jugueteras, es decir aquellas dedicadas exclusivamente al juguete o que hacen del juguete su actividad principal, sólo representan el 45,3% del volumen importado [el resto son grandes superficies comerciales, bazares y cadenas de comidas rápidas] y se las penaliza como si fueran responsables del total. Por eso, el importador genuino, leal y responsable se queja y pide una importación administrada más fina y ajustada”.

El Ministerio de Industria administra licencias no automáticas de importación sobre unas veinte posiciones arancelarias que alcanzan a todos los juguetes que se fabrican en el país. El 80% de los productos importados provienen de China. “Por diversas circunstancias, Mattel, la única empresa internacional líder que tiene presencia en la Argentina, sólo pudo importar por medio de amparos y medidas legales en 2010″, afirmó Restaino, en referencia a las licencias.

A pesar de las diferencias, fabricantes locales e importadores no están enfrentados. “Es el único sector que está realmente unido porque tiene enemigos comunes definidos, como el contrabando, la subfacturación y la usurpación de marca”, dijo Restaino. “Aprendimos que hay que vivir y dejar vivir. Somos uno de los pocos sectores que tiene buen dialogo”, coincidió Faroni, cuyo sector prevé invertir US$ 25 millones este año para seguir sustituyendo importaciones y duplicar las exportaciones, que en 2010 representaron el 8% de la facturación total de los fabricantes.

El mercado del juguete espera un fuerte crecimiento este año

El mercado del juguete se prepara para una de las mejores temporadas de los últimos años, tanto para los productos de fabricación nacional como para los importados, que, a pesar de las barreras impuestas por el Gobierno, tuvieron un fuerte salto en noviembre. Junto con el Día del Niño, Navidad y Reyes son las fiestas en las que el sector define su destino de todo el año, y 2010 cerrará en positivo tanto para nacionales como para importados.

En la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ) esperan que las ventas aumenten alrededor del 20% y que ese impulso permita a las empresas locales concentrar cerca del 40% del mercado total. En tanto, las importaciones, aun a pesar de las duras barreras y salvaguardias que favorecen a las fábricas nacionales, treparon en noviembre pasado el 80% respecto del mismo mes de 2009, y siguen su camino de recuperación.

La industria nacional, que este año sumó 600 nuevos puestos de trabajo e invirtió $ 25 millones en maquinaria, según la CAIJ, produce desde pelotas y muñecas hasta triciclos con motor. En 2010, la novedad fue el crecimiento de las exportaciones: el 8% de lo fabricado se vendió a Chile, Uruguay, Brasil, México y hasta los Estados Unidos.

Las importaciones de juguetes en noviembre ascendieron a US$ 15,8 millones, 80% más que en 2009. “Cabe destacar que, más allá de que la comparación se realiza contra un mes signado por la crisis económica internacional y una baja confianza del consumidor, si se observa el comportamiento con respecto al mismo período de 2007 y 2008, la variación llega al 9% y 16%, respectivamente”, destaca un informe de la consultora abeceb.com.

Dada la estacionalidad del negocio del juguete, el pico de importaciones (procedentes, en general, de China) se registra tradicionalmente en noviembre, y sirve de indicador para detectar las expectativas de los comerciantes. En diciembre, la tendencia se mantiene, impulsada por el día de Reyes.

Según abeceb.com, “durante el proceso de recuperación económica poscrisis de 2001, año tras año se dio una expansión de las compras de juegos y juguetes provenientes del exterior. Entre 2002 y 2008 se produjo un salto enorme, del orden del 665%, destacándose la variación entre 2006 y 2007. Si se comparan los valores acumulados en ambos años, se puede ver un incremento que alcanza el 74,6 por ciento”.

El incremento de este año, que en los primeros diez meses acumula un 7% respecto del mismo período de 2009, se da a pesar de las numerosas barreras paraarancelarias que vienen imponiéndose a las importaciones de este rubro, entre otros. La ministra de Industria, Débora Giorgi, aseguró ayer que avanza el proceso de sustitución de importaciones y detalló que, desde fines de 2008, el Gobierno triplicó la aplicación de licencias no automáticas. “En 2010 se importó por casi US$ 3000 millones menos que en 2008 y el PBI aumentó US$ 30.500 millones”, dijo Giorgi.

Entre los sectores beneficiados por esas y otras barreras está precisamente la industria del juguete. “La industria nacional tiene el 30% del mercado y proyecta alcanzar el 50%, trabajando no sólo con las ventajas de las barreras a la importación. Somos mayoritariamente pymes y no tenemos espalda financiera para comprar pagando por adelantado la materia prima y vendiendo a 90 días. Por eso competimos con creatividad y diseño. El modelo de copiar productos importados no funciona más. Hoy los jugueteros que quedamos en pie tenemos que sumar nuevos productos y calidad para poder competir”, opinó el presidente de la CAIJ, Manuel Faraoni.

Para el empresario, “en la medida en que la industria local se haga más fuerte y pueda desarrollar productos más complejos, como los juguetes con tecnología como los cuatriciclos a motor, que ya se están fabricando, entonces podremos conquistar más mercados y hacer inversiones más fuertes”. Este año los fabricantes nacionales lanzaron 400 nuevos productos, entre los que se destacan juegos de mesa, juegos didácticos y muñecas.

Globalmente, el sector está integrado por pymes nacionales y filiales comerciales de empresas multinacionales que importan líneas de productos (mayormente de China) y en algunos casos tercerizan la producción local de algunos artículos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: