Verdad, honestidad y dictadura: las preguntas que Víctor Hugo no responde, por Leonardo Haberkorn (@leohaberkorn)

24 08 2012

[Este texto se publicó en La Nación el 24 de agosto de 2012 con el título “Dos sicarios y los Salieris de Víctor Hugo”]

Vamos a suponer que todos los ataques, insultos e infamias son ciertos. Supongamos que Luciano Alvarez y yo no tenemos una trayectoria detrás. Que no nos conoce nadie. Supongamos que nos alquiló Clarín, como dijo Víctor Hugo. Que, como dijo Hebe de Bonafini, somos “pseudoperiodistas” y “periodistas del amarillismo”. Que somos “legionarios talibanes” como dijo Susana Rinaldi.

Supongamos que Uruguay es un país muy pero muy grande. Inmenso. Que nadie conoce nuestra forma de vida, ni el modo en que nos ganamos el pan desde hace décadas. Supongamos que somos malos tipos, arribistas, oportunistas. Supongamos que, como escribió la decana de la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata, Alvarez y yo somos dos sujetos que pretendemos imponer nuestra “visión del mundo” mientras “abiertamente” renegamos “de los cambios culturales por los cuales el país viene luchando en los últimos años”.

Supongamos que, como dijeron Estela de Carlotto y Jaime Roos, el libro que nosotros escribimos y ellos no leyeron, Relato Oculto, las desmemorias de Víctor Hugo Morales, es parte de una “operación mediática”. Supongamos que tiene razón Beto Casella, y es posible admitir que uno no leyó un libro y al mismo tiempo calificarlo de “libro miserable”. Supongamos que Luis Bruschtein tuvo el mínimo rigor de leer el libro antes de escribir en Página 12 que todo es un “pequeño chisme” carente de interés periodístico. Supongamos que es legítimo hacer lo que hace Rodolfo Braceli: plantear todo el asunto como una pelea entre Víctor Hugo y Lanata, ignorando por completo el libro.

Lo que cuenta Relato Oculto, ¿es verdadero o falso? Esa debería ser la cuestión a discutir
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios