#Infografia Precio y velocidad del acceso a Internet en América latina, país por país

24 09 2013

[Esta nota se publicó en La Nación el viernes 20 de septiembre de 2013]

A diferencia de lo que ocurre en el resto de América latina, en la Argentina los precios del acceso a Internet no bajan y se mantienen en el tope entre los más caros de la región. Pero si se consideran sólo los precios de los planes más baratos (los que afectan a los hogares de menos recursos), los valores aumentan. En cambio, en calidad de conexiones el país sigue retrasándose y ya integra el pelotón de los últimos. Así lo confirma la cuarta edición del informe “El precio de la conectividad en América latina y el Caribe”, a cargo del especialista Hernán Galperín, investigador de la Universidad de San Andrés (Udesa) y del Conicet.

“Si se compara en dólares corrientes el gasto mínimo que debe realizar un hogar para abonarse al servicio de acceso a Internet de banda ancha fija, la Argentina es el segundo país entre los más caros de América latina, sólo superado por México”, señala el trabajo.

En la Argentina, el plan más barato de Internet fija en el segundo trimestre del año promedió los US$ 25,8, muy por encima del promedio regional: US$ 18,7.

Si el análisis de precios se hace usando el tipo de cambio ajustado por el criterio de paridad de poder de compra (PPP, en inglés), que elimina posibles distorsiones en los valores nominales de las monedas, la Argentina pasa a ser el país más caro de toda América latina.

Así medido, ese abono sube hasta US$ 56,6, contra los US$ 31,7 del promedio regional. Brasil, Uruguay, Colombia y Chile, entre otros países, se ubican por debajo de ese promedio.

Precios y calidad de Internet en America latina

“En promedio, el gasto mínimo que enfrentan los hogares latinoamericanos para conectarse a banda ancha se redujo a una tasa anual de 4% entre 2010 y 2013 [-11% en total], mientras que en la Argentina este costo, medido en dólares corrientes, se incrementó en el mismo período al 4% anual [13% en total]”, indica el trabajo. Si se considera la baja del precio por la mejora en la calidad -se da más velocidad de descarga sin modificar la tarifa-, la caída del precio que se registra en la Argentina es mucho menor que en otros mercados de la región. Mientras que aquí en cuatro años el valor del mega se redujo el 47%; en Uruguay, Brasil y Ecuador, esa merma superó el 80%. Para Galperín, “con estos niveles de precio, es poco probable que se logre conectar a la mitad de los hogares que aún no tienen acceso a Internet”.

En banda ancha móvil para PC o dispositivos similares mediante modem USB el panorama tampoco es favorable al país. “Si se consideran los abonos mensuales pospagos que permiten al menos 1 giga de descarga de datos, la Argentina se ubica segunda entre los mercados más caros, por detrás de Ecuador y 62% sobre el promedio general”, precisó el estudio.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Desmonopolización, transparencia y modernidad: tres grandes promesas incumplidas de la ley de medios audiovisuales

17 09 2012

Invitado por las senadoras Norma Morandini, María Eugenia Estensoro y Laura Montero, participé como panelista en la audiencia “Aplicación de la ley de servicios de comunicación audiovisual. A tres años de su sanción”. Compartí el panel con Henoch Aguiar y Guillermo Mastrini. También había confirmado su presencia el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Santiago Aragón, cuya renuncia a ese cargo se publicó hoy en el Boletín Oficial. Por obvias razones no estuvo. Fue un honor estar sentado al lado de dos grandes profesionales, maestros en sus disciplinas, de esos que uno suele leer o escuchar en la vida universitaria, y tiene como referentes. Por todo esto, también era una gran responsabilidad lo que dijera, así que me lo terminé escribiendo. Lo que sigue a continuación es el texto completo de lo que pensaba leer en ese contexto. Por razones de tiempo, lo que leí fue un 70 u 80 por ciento de lo que sigue. A pedido de algunos interesados… ahí va.

Anoche, mi hijo mayor –que tiene 6 años y es muy futbolero- se quedó sin TV porque no cumplió con alguna indicación de su madre. Mi hijo mira todos los partidos que puede, y anoche se complicó. Pero TV no es PC. Y preguntó si podía usar la computadora. Se le dijo que sí porque después de todo aquella pequeña falta no era para tanto. Los siguientes pasos: Google, Roja Directa y, en pocos segundos, gracias a una conexión normal de 5 megas, allí estaba mirando en la PC los partidos en vivo. Como todo chico de esa edad con acceso a la web, prefiere ver TV en Internet. Y de hecho, contra lo que muchos aquí podrían llegar a pesar, mi hijo es fanático de José Zamba, el personaje principal de Paka-Paka. No dejó un solo capítulo sin ver –algunos más de una vez- .

Doy clases en la universidad, y cada comienzo de cuatrimestre hago una encuesta rápida entre los estudiantes, de 18 a 20 años aproximadamente, sobre qué ven y cómo ven. En los últimos años, ya contabilicé algunos primeros casos de alumnos universitarios que no tienen televisor en su casa, que ven TV por Internet. Y sobre películas y series: 11 millones de usuarios únicos mensuales llegó a tener Cuevana, el sitio de cine y series sobre el que los tribunales argentinos no han sabido todavía qué decir.

Estas anécdotas, me parece, vienen a cuento para poner en contexto de qué estamos hablando cuando hablamos de medios y de comunicación en estos tiempos, donde la convergencia tecnológica y las profundas transformaciones en el cambio de hábitos de las audiencias desdibujó completamente las fronteras entre la radio, la televisión y la prensa escrita, pero también está borrando los límites que nos permitían distinguir la radiodifusión de las telecomunicaciones, e incluso más, lo que distinguía a los fabricantes de dispositivos de los productores y distribuidores de contenidos. Hoy podemos decir que grandes conglomerados globales como Time Warner o Disney compiten por la audiencia con AT&T, pero también con Google, Microsoft, Sony o Apple.

Este es el verdadero contexto: convergente, miltimedial, global, hiperconectado, hipersocial y con una audiencia activa, que no sólo consume contenidos de manera pasiva sino que produce sus propios mensajes, o reinterpreta y reelabora los que recibe.

La ley de medios, a la que se intentó dotar de un carácter refundacional del país, prácticamente como si fuera una segunda Constitución, se debatió de espaldas a esas realidades. No obstante, es justo reconocer que esta norma trajo al marco regulatorio de la comunicación mediada algunas novedades positivas. En general, un conjunto de buenas intenciones que fueron el resultado de años de búsqueda, investigación y militancia de múltiples actores de la comunicación.

A tres años de su sanción, la ley de medios no cumplió ninguna de aquellas promesas. Quince minutos no alcanzan para un análisis extenso, por lo que sólo me voy a centrar en algunos aspectos:
– La promesa de la desmonopolización
– La promesa de la transparencia
– La promesa de la modernidad

Lee el resto de esta entrada »





FTTH, cuádruple play, redes compartidas… y otros tabúes argentinos

10 09 2012

[Un texto similar a este fue publicado por La Nación el 10 de septiembre de 2012 bajo el título Jerzy Kalinowski:”Hace falta un mapa regulatorio a 10 años que de confianza”]

FTTH significa fibra directa al hogar, en inglés. Y en la tecnología a la que refiere esa sigla está la clave del desarrollo de la banda ancha, la televisión, el entretenimiento y las comunicaciones en los próximos años. En otras palabras: FTTH es conectividad en el hogar a velocidades de 200 mega o más, servicios de calidad y a precios accesibles.

Jerzy Kalinowski, ejecutivo de la consultora KPMG, se especializa en desarrollo de redes de FTTH y en las estrategias regulatorias que impulsan su instalación. “En la Unión Europea, el 50% de los hogares se conectará a Internet a velocidades superiores a los 100 mega; y en Estados Unidos, según la Comisión Federal de Comunicaciones, más del 70% de los hogares se conectará a la red a velocidades aún superiores para 2020”, afirmó el especialista en una entrevista con La Nacion.

Además de la FTTH, en la agenda de Kalinowski –que tiene a cargo el sector de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones (TMT) de KPMG para Europa Central y Oriental, un mercado en plena ebullición– también entran la escasez de espectro y la consiguiente rivalidad entre telefonía móvil y televisión digital terrestre por ese recurso; el uso compartido de las redes inalámbricas por parte de los operadores y la próxima generación de comunicaciones móviles. En Argentina, ninguno de esos ámbitos tiene aún un marco regulatorio específico que impulse una conectividad de calidad –es decir, fácilmente accesible y creciente ancho de banda– y a precios accesibles.
Lee el resto de esta entrada »