Sin horario ni oficina ni jefe ni mail, la nueva forma de trabajar ¿sin estructura?

13 09 2011

Como a todos, algunas cosas no me gustan de mi trabajo. Entre ellas, la forma organizacional (que -aclaro- alcanza a todo el sector, más allá de una empresa concreta). Es más, alguna cosa ya publiqué aquí sobre organizaciones hiperjerárquicas, la búsqueda de la horizontalidad e interdisciplinariedad, y sobre las redacciones que se aplanan.

Este año descubrí que hay mucha otra gente que está en la misma. Por ejemplo, Pablo Mancini, autor del libro reciente Hackear el periodismo, donde dedica un capítulo completo a la deconstrucción de la organización periodística [me prometí escribir un post específico sobre esa cuestión]. Adelanto mi calificación de ese breve pero imprescindible libro: excelente.

Así, hablando con una empresa y con otra, con un cabo por aquí y otro por allá, haciendo nudos y nuditos terminé enredando una nota que publicó hoy La Nación [y que replicó El Nacional, de Caracas, Venezuela]. En general, se trata de experiencias de espacio y formas de trabajo de empresas tecnológicas. Para mi, hay una tendencia definida hacia al cambio y la experimentación. Me resultó simpático notar que en la nota de lanacion.com la mayoría de los comentarios (más de 100) mostraban escepticismo mientras que más de 500 individuos hicieron click en el botón “Me gusta”, de Facebook. Es decir, ni tanto, ni tan poco.

Aquí dejo un texto un poco más extenso que el que salió publicado. Espero producir un segundo capítulo sobre otra cuestión que, aunque mencioné, me quedó en el tintero: los “nuevos” valores que se incorporan a las culturas empresarias. Agrego, además, algunos videos.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios