@Mancini: “Las #apps ofrecen segmentación y personalización, son el fin de la ‘cultura broadcast’”

4 10 2012

Para la nota, Apps, la revolución de los contenidos, que La Nación publicó el 4 de octubre de 2012, consulté a una veintena de fuentes (usuarios, especialistas y empresas). Entre ellos, me respondió Pablo Mancini, director de Estrategia Digital de Infobae.com, docente de la Universidad del Pacífico Chile, colaborador de The Huffington Post y autor del blog Amphibia (entre otras cosas). Esto fue lo que me respondió:

En agosto de 2010 la revista Wired publicó en su portada un artículo sobre la muerte de la Web. Era una discusión sobre si el futuro estaba minado de aplicaciones o si el consumo de contenidos seguiría siendo “navegable” en sitios. Discutían dos titanes de la tecnología aplicada a medios: Chris Anderson y Michael Wolff.

Dos años después, es claro que ninguna corriente se impuso. Una vez más, se comprueba que la producción y consumo de contenidos se dirige hacia formas combinadas. No parece haber ni que pueda imponerse en el mediano plazo un modelo único de éxito. Del mismo modo que, por ejemplo, fabricar autos y aviones implica cada vez más partes, más complejidad, el destino de los medios es diversificarse. Los formatos ya no importan. Lo único que queda es la marca que tiene el desafío de estar disponible en cualquier instancia de conectividad posible, incluso en aquellas que hoy no podemos imaginar, o que son meros prototipos.

Las aplicaciones seducen a los editores de contenidos porque ven en ellas una posibilidad de consumo y experiencia controlados para sus públicos. Para quienes comercializan los contenidos, representan un nuevo packaging: una novedosa forma de presentar lo de siempre que en la web fue gratis, ahora cobrando. Las aplicaciones de los medios son, al menos por ahora, una forma de estar en las tabletas, como hace 17 años había que “estar” en Internet.

El paso natural de las apps de los medios en dispositivos móviles es la personalización de sus productos editoriales. Ahora, en todos los soportes, los medios ofrecen un contenido para todos los públicos. La ventana de oportunidad que ofrecen las aplicaciones es generar tantos productos, tantas portadas por ejemplo, como usuarios tenga el medio. El consumo de contenidos periodísticos en la web es anónimo y masivo. Las aplicaciones ofrecen segmentación y personalización. Es el fin de la cultura broadcast.

En los próximos años, en todo el mundo, se van a “plantar” más antenas que árboles. La naturaleza de esas antenas se va a diversificar, pero tendrán algo en común: van a transmitir información. La pregunta es: cómo van a aprovechar los medios ese escenario soñado: un mundo donde todo es un soporte capaz de ofrecer información. El alcance de la disponibilidad de la marca sólo tiene el límite de nuestra imaginación.

Anuncios




De cómo las #apps están transformando la industria de la #música, según @FerIsella

4 10 2012

Para la nota, Apps, la revolución de los contenidos, que La Nación publicó el 4 de octubre de 2012, consulté a una veintena de fuentes (usuarios, especialistas y empresas). Entre ellos, me respondió Fer Isella, músico, productor y socio de Limbo Music -empresa que distribuye/agrega directamente discos a todos los music store de Apple-. Esto fue lo que me respondió:

El desarrollo de un ecosistema de apps para industria de la música se ha resignificado al mutar entre diferentes formas de funcionalidad. Existen aplicaciones móviles que permiten a los artistas estar en constante contacto con sus fans, proveer contenido y novedades, difusión de música y anuncio de shows, como es el caso del desarrollo digital del retorno de la banda Pixies.

Pero también existen otras formas de darle uso a esta nueva herramienta. Nuevos “discos” basados en la “experiencia app”, en donde el usuario interactua, juega y construye a partir del material de los artistas. Ejemplos: el último trabajo de Brian Eno para iPad, la magnífica obra Biophilia de Björk, y hasta discos “location-based” en donde la música va cambiando según el lugar físico en donde se encuentra la persona.

El concepto app también ha transformado la percepción de lo que es un “music video”, como ejemplo los últimos trabajos interactivos para Goolgle Chrome de Arcade Fire, en donde el usuario interactúa hasta con sus propios movimientos frente a la cámara de su PC para modificar el video: sprawl2.com, thewildernessdowntown.com y beonlineb.com

Las apps plantean un re-concepto del contenido, que se transforma en servicio, casos como los de Spotify, en donde la música toma forma de apps desarrolladas según diferentes parámetros sobre su propio sistema. Creo para esto es vital comprender que el desarrollo de APIs eficientes benefician al ecosistema de inter-relación entre la creación de servicios proveedores y la construcción de contenidos. La conjunción de The Echo Nest Open con EMI API y Def Jam hace re-pensar los catálogos discográficos como APIs abiertas para inserción en apps. Música como open data, no solamente en contenido musical, sino también en plataformas abiertas que centralizan información de shows en vivo como lo hace SongKick

Las apps en Facebook, smart TV, navegadores, móviles y tablets, no hacen más que unificar nuestro entorno como consumidores, reproduciendo la experiencia del usuario en diversos ámbitos, y fortaleciendo a la industria de la música que sepa mutar y llevar sus contenidos y acceso a estos nuevos emergentes canales.

Creo en Argentina están comenzando a surgir desarrollos y pensamientos de “hackear la música”, potenciar herramientas y permitir el acceso más simple y eficaz al contenido. Pienso hace falta un mayor desarrollo desde la industria a adaptarse a pensar los nuevos métodos interactivos de consumo de música, y una clara comprensión de las innovadoras plataformas que se están desarrollando para beneficiar la experiencia del consumo de música.





Lo que los argentinos esperan de las apps, según Alberto Lopez Carnabucci (Deloitte)

4 10 2012

Para la nota, Apps, la revolución de los contenidos, que La Nación publicó el 4 de octubre de 2012, consulté a una veintena de fuentes (usuarios, especialistas y empresas). Entre ellos, me respondió Alberto Lopez Carnabucci, socio líder de la industria de TMT de Deloitte Argentina y Latinoamérica. Lamentablemente, su respuesta llegó después del cierre y no pude incorporar a aquel texto su muy interesante punto de vista, que arranca por este resumen sobre lo que los argentinos esperan de los medios en las nuevas ventanas tecnológicas.

“Para tener una idea del potencial de las apps de medios y contenidos en el mercado argentino, basten como muestra las respuestas recibidas a la pregunta hecha a los consumidores argentinos sobre qué tecnologías sería para ellos más deseable que tenga gran desarrollo en el futuro próximo:

1. Que libros, revistas y periódicos estén disponibles por completo en línea, para ser descargados en mi dispositivo móvil.

2. Tener la posibilidad de mover música, programas de televisión, podcasts, películas, etc. a cualquier dispositivo o plataforma que desee sin problemas.

3. Una aplicación que brinde noticias locales según mi ubicación geográfica.

4. Una aplicación que me permita acceder a mi servicio de televisión por cable en mi tablet.

5. Un servicio de almacenamiento en línea (por ejemplo, un baúl digital) que me permita almacenar varios tipos de contenido multimedia (películas, fotos, música, etc.) que pueda acceder en línea desde cualquier dispositivo digital.

-¿Cómo ves que está evolucionando el ámbito de las apps como forma de consumo de contenidos -música, video, texto- en Argentina?
– Vemos un consumidor argentino que adopta de moderada a rápidamente las nuevas tecnologías y patrones de consumo digital. Esta opinión la sustentamos con datos de campo: durante 2012 relevamos comportamiento y preferencias de más de 2.000 consumidores locales, y el resultado fue que tenemos una mayor tendencia a ser moderados early adopters de estas nuevas tecnologías y formas de consumo. Esto quiere decir que considerando patrones como nuestra posición subjetiva frente al cambio tecnológico, la cantidad y tipo de dispositivos que poseemos y cómo y cuánto los usamos, podemos decir que los argentinos tenemos una entre “moderada” y “alta” “adopción temprana” de estas nuevas tecnologías. Quienes se encuentran al tope de adopción temprana, en su mayoría, tiene uno o dos teléfonos inteligentes, 1 de cada 3 tiene una tableta, bajan un promedio de 6 aplicaciones por mes y gastan en promedio mensual $40 en las mismas.

Según nuestro relevamiento la penetración local en laptops está en 80%, en smartphones de alta gama en el 25% y en tablets en 15% y subiendo. Tres de cada cuadro usuarios de smartphones lo usan para conectarse a Internet, muy en línea con lo que vemos en otros países. De los usuarios argentinos de tabletas estudiados, pudimos ver que si bien siguen prevaleciendo los usos tradicionales como mail o búsqueda de información, 42% usa su tableta al menos una vez por semana para leer noticias, 40% para escuchar música online, 34% para ver video por streaming, y 16% juega online.
Lee el resto de esta entrada »





Desarrollo de apps, un negocio que promete explotar en 2011

18 01 2011

La American Dialect Society eligió como palabra del año 2010 a “App”. Algo le habrán “visto” a la palabrita, abreviatura de “application”, que identifica a la nueva forma de navegar la red.

A propósito, me gustó mucho escribir esta nota sobre desarrollo de aplicaciones. La comparto también aquí, junto con una gran infografía de Pamela Tekiel. Aprovecho para agregar algunos links.

Lee el resto de esta entrada »