#Televisión Digital Terrestre: entre el 60% y 70% de los decodificadores distribuidos gratuitamente no está en uso

6 09 2012

Hoy publiqué en La Nación la nota que copio más abajo sobre la penetración de la TV digital impulsada por el Gobierno. Desafortunadamente para mi y para los miles de lectores que la leyeron el dato más revelador me llegó una vez publicada: “Según fuentes oficiales, pero dicho de manera extraoficial, el 60/70 por ciento de las personas que recibieron decodificadores gratuitos los tiene guardados (es decir sin usar) Además, muchos usuarios que tienen TDT en sus decos o TV, no tienen buena recepción y termina frustrandos”. Me lo dijo una muy buena fuente con acceso al plan de despliegue oficial.

A más de tres años del lanzamiento de la televisión digital gratuita y abierta, en la que el gobierno nacional invirtió al menos $ 3000 millones, poco más de un millón de hogares está en condiciones de ver esos canales. Aunque nadie se atreve a decir qué rating tiene el servicio, ni la administración Kirchner ni Ibope ni tampoco quienes estudian estos mercados, todos ellos dejan entrever que la audiencia se reduce a un grupo no precisado de jubilados, beneficiarios de planes sociales (entre quienes se distribuyeron gratuitamente 1,1 millones de decodificadores), especialistas en telecomunicaciones, residentes en zonas rurales que no tienen otras alternativas y hasta algunos militantes del kirchnerismo.

Con el lanzamiento de la Televisión Digital Abierta (TDA), el nombre oficial del emprendimiento, el Gobierno pretendió competir con la TV paga en la que, a juzgar por los números, aún no hizo mella. En los últimos tres años, la penetración del cable y el satélite creció más de 8 puntos y el servicio llegó al 81% de los hogares argentinos. Incluso entre las familias de bajos ingresos, esa cifra llega al 74% de los hogares, según Ibope.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, que tiene a su cargo el proyecto, lo ve de otra manera. “Nos habían convencido de que la única forma de comunicar era a través de un cablecito”, dijo ayer, al celebrar la expansión de la TDA durante el anuncio del desembarco del Estado en el negocio de las comunicaciones móviles.

Tanto compite la TDA con el cable que hasta tiene personal técnico y una flota de vehículos dedicados al servicio técnico, e incluye Mi TV , una revista mensual con datos de la programación. “Ahora tiene 23 canales y pronto llegará a 44”, agregó ayer De Vido. Osvaldo Nemirovsci, coordinador general del proyecto, matiza aquellas palabras: “Jamás pensamos en la TDA como instrumento contra la TV paga sino en función de casi un 20% de los argentinos que no tienen posibilidad de vincularse al cable o al satélite”, explicó. El funcionario reconoció que el Gobierno no tiene “números de rating o datos sobre la presencia real de la TDA”, pero valoró el ritmo de expansión al considerar que “casi el 70% de la población del país vive en zonas donde llega la señal”.

La TV digital estatal emite desde 53 plantas transmisoras, a las que pronto se sumarán otras 35, todas propiedad del Estado.

“El fútbol, que además se emite en alta definición, es el contenido Premium, si no lo tuviera casi no habría interés en la TV digital”, reconoció Juan Manuel Baretto, vicepresidente de Coradir, uno de los tres fabricantes de decodificadores a los que el Estado les compró 1,5 millones de unidades. Los otros dos son Cometrans, empresa de la familia Cirigliano -el mismo grupo que operaba los ferrocarriles Sarmiento y Mitre- y una unión transitoria de empresas integrada por una decena de pymes. Para el público, esos decodificadores tienen un precio de entre 400 y 600 pesos.

Entre los que sí miran la TDA (que tiene un paquete de canales de alcance nacional a los que en cada ciudad se suman los que se transmitan localmente), las razones son diversas. A los jubilados y beneficiarios de planes sociales se les permite ver TV sin tener que pagar entre 180 y 250 pesos mensuales. La ex diputada radical Silvana Giudici, ahora presidenta de la Fundación Libertad de Expresión y Democracia (LED), pone en duda el éxito de ese reparto gratuito. “Habría que verificar cuántos están efectivamente en uso”, pidió.

Para Sandra Molina y Gustavo C. Riedel, que viven con sus hijos en Don Cristóbal, una zona rural de la provincia de Entre Ríos, la TDA fue una solución. “No queríamos tener DirecTV porque nos parecía caro para lo poco que vemos tele, por eso compramos el decodificador y la antena. Es gratis y la imagen es muy buena, pero nos gustaría poder ver Telefé o Canal 13. Además, no pasan películas o novelas y sí hay mucho fútbol, justo lo que no nos interesa”, contó Sandra.

Nora Carpenzano, una paisajista de La Plata que se reconoce militante kirchnerista, tuvo otra motivación. “El año pasado decidí darle de baja a Magnetto [Héctor, CEO del Grupo Clarín] de mi casa, saqué Cablevisión e instalé la TV digital”, contó. La decisión le costó 900 pesos entre decodificador, antena e instalación. De todas formas, al poco tiempo, se conectó a DirecTV porque le “gusta mucho mirar películas”, se justificó.

Según Nemirovsci, en los últimos años se vendieron en el país unos 500.000 televisores con receptor de TDA incorporado. Esos aparatos están en hogares que disponen de TV paga y a los que la plataforma estatal les permite aprovechar la calidad HD de las transmisiones de fútbol.

Para los expertos en telecomunicaciones, el despliegue “viene bastante bien”, como cree Luis Valle, director del posgrado en TV digital de la Universidad de Palermo, considerando que la experiencia apenas lleva tres años. Pero para los académicos de la comunicación, como Martín Becerra, de la Universidad Nacional de Quilmes, “En la medida en que la TV digital no ofrezca contenidos atractivos para las grandes audiencias, es difícil que se desconecten del cable”.

Fútbol y noticias, el contenido predominante

Sin ShowMatch, el programa de Marcelo Tinelli (que no se emite porque Canal 13 transmite en prueba sólo unas horas al mediodía), aunque con las taquileras ficciones de Telefé, la oferta de contenidos de la Televisión Digital Abierta (TDA) impulsada por el gobierno nacional tiene dos ingredientes predominantes: fútbol y noticias. Entre viernes y domingo, la amplia mayoría de los canales que pueden sintonizarse en el área metropolitana transmiten en simultáneo los partidos del torneo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA): Telemax, A24, Canal 26, Crónica, CN23, TV Pública, Canal 9, América y 360 TV.

La oferta noticiosa está integrada por CN23 (grupo Spolski-Garfunkel), C5N (Cristóbal López), Telesur (señal multiestatal con sede en Caracas), 360 TV (del grupo Electroingeniería), Canal 26 (de la familia Pierri, dueña del cableoperador Telecentro) y A24, del grupo Manzano-Vila.

Algunos de esos canales “fueron invitados mediante decreto y en forma provisoria” a estar en la plataforma estatal, según explicó el coordinador de la TDA, Osvaldo Nemirovsci. En esa situación están todas las señales de noticias, y los canales Vivra, Stars HD y Arpeggio (música), y el infantil TaTeTi, entre otros.

Lo más curioso de las señales privadas que están al aire en la plataforma estatal es que de varias de ellas se desconoce quiénes son los propietarios, algo reconocido oficialmente. “No tengo conocimiento sobre quiénes son los dueños de las señales privadas subidas a la plataforma TDA, salvo aquellos conocidos como C5N y Canal 26”, reconoció Nemirovsci.

Datos de registro de dominios de Internet y fuentes del mercado vinculan a esos canales con el grupo Szpolski-Garfunkel (CN23 y Vivra) y el mexicano Remigio Ángel González González, dueño de Canal 9, que en la TDA también transmite el Canal Suri (noticieros y contenidos de señales paraguayas, bolivianas y peruanas) y Arpeggio.

El resto de señales son producidas por el Estado: Encuentro, Paka Paka y el flamante DeporTV, por el Ministerio de Educación; Incaa TV, por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa); y Tecnópolis TV, por el Ministerio de Ciencia y Tecnología. “Los canales estatales con impronta cultural son bastante novedosos. Sin embargo, las señales no estatales merecen en principio una objeción por no haberse sometido a concurso, que es la instancia exigida por la ley de medios audiovisuales”, opinó Martín Becerra, especialista en políticas de comunicación de la Universidad Nacional de Quilmes.


Acciones

Information

3 responses

17 09 2012
Desmonopolización, transparencia y modernidad: tres grandes promesas incumplidas de la ley de medios audiovisuales « Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] considerar a la televisión digital terrestre como tecnología experimental cuando ya varios países hicieron su apagón analógico sólo se […]

18 09 2012
Grandes promesas incumplidas de la ley de medios | el periodista en su laberinto

[…] considerar a la televisión digital terrestre como tecnología experimental cuando ya varios países hicieron su apagón analógico sólo se […]

11 02 2013
Las antenas en Córdoba y lo que el Gobierno #Kirchner no dice sobre la TV digital estatal: que no se rige por la #leydemedios « Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] La adopción del sistema por parte de los televidentes ha sido escasísima. Según un trabajo hecho por una universidad nacional (que no ha sido difundido) en el conurbano […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: