Silvana Giudici: “La uniformidad de contenidos y propaganda ultra oficialista que transmite la TDT espanta a los usuarios”

6 09 2012

Silvana Giudici es presidenta de la Fundación Libertad de Expresión + Democracia. Como diputada nacional por la Unión Cívica Radical (UCR), fue una férrea opositora a la ley de servicios de comunicación audiovisual. A continuación reproduzco la respuesta on the record que me envió para la nota “TV digital, la pantalla que no miramos”, que publicó La Nación el 6 de septiembre de 2012. Las negritas son mías.

La televisión digital terrestre es otro de los ejemplos de que el gobierno prefiere invertir millones de todos los argentinos para un uso discrecional y arbitrario. El desarrollo de tecnología en comunicaciones debe contar con políticas públicas y control pero puede y es deseable que se convoque al sector privado a realizar las inversiones necesarias. La plataforma digital incluye antenas, multiplexsores, equipos de digitalización, decodificadores, un desarrollo estimado en 1200 millones de euros como lo definió Nemirovsci allá por 2010. Nuestros pedidos de informes no fueron contestados y la información pública no está disponible como debería en la página web.

Hasta la fecha los únicos datos que conocemos son sobre la distribución de 1,1 millón de decodificadores. Nada se sabe de concursos, llamados a licitación o procesos claros en el montaje de las antenas. Mucho menos de los concursos fracasados por las 220 señales digitales que se disponían para el sector privado. De malísima factura administrativa siete resoluciones fueron necesarias para llamar, prorrogar y finalmente suspender los concursos fracasados.

Está claro que una plataforma enteramente digital le dará al gobierno el manejo total de la infraestructura, el reparto de los decos y la discrecionalidad para decidir quien emite y quien no en la futura grilla cuando ésta se complete, o por lo menos se pueble en el ‘espectro digital’.

Algunas de las señales televisivas que ya están emitiendo en digital como 360 TV no tuvo proceso de adjudicación transparente, no hubo concurso y se supone que emite en modo prueba, esto refuerza la idea de la discrecionalidad que tiene todo el sistema.

Los canales privados no pueden utilizar toda la banda para emitir en digital sin previa autorización ni tampoco nadie querría invertir sin tener en claro cuales son las reglas y cuando (en tanto esto ya sucede) si el gobierno se enoja con su línea editorial puede ‘apagar el swich’ y bajar la señal de la grilla digital sin más trámite.

El equipamiento necesario para emitir en digital es muy costoso, la inversión es a riesgo y el estado no da señales de previsibilidad en ningún sector del campo comunicaciones.

La llegada de la TDT es muy baja, sería importante hacer una verificación del millón de hogares que cuentan con los decos para saber cuántos efectivamente los usan.

La televisión paga sigue teniendo mayor nivel de adhesión por la diversidad de contenidos. La gente quiere seguir eligiendo qué canal y opinión editorial seguir, eso es algo que no entiende el gobierno.

La uniformidad de contenidos y propaganda ultra oficialista que transmite la TDT espanta usuarios y difícilmente fidelice espectadores si no ofrece calidad de programación y diversidad.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: