El conglomerado de medios de universidades nacionales nace desfinanciado

18 07 2011

La Universidad Nacional de Córdoba (UNC), dueña del principal multimedios universitario del país (constituido antes de la sanción de la ley de medios), lo reconoce abiertamente: necesita 40 millones de pesos anuales para funcionar, $ 20 millones provienen del mercado publicitario, $ 13 millones los aporta el Estado nacional o salen del propio presupuesto de la universidad, y el resto (unos $ 7 millones) se consiguen… no pagando los impuestos nacionales y el canon de Afsca. Es decir, los Servicios de Radio y Televisión de la UNC (tal el nombre de la empresa de medios) tienen un déficit de $7 millones y lo cubren con lo que deberían pagar por impuestos.

Este es apenas un botón de muestra de las dificultades que enfrentarán las universidades nacionales para poner en marcha los canales de televisión asignados por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). De hecho, hay casas de estudio recién fundadas que aún no tienen alumnos pero podrían tener pronto su canal de TV (las flamantes universidades del conurbano, por ejemplo). Sobre este tema escribí el domingo en La Nación.

En mi opinión, hay una deliberada falta de financiamiento genuino para este tipo de medios (que no estaban prohibidos en la norma anterior pero que claramente son fomentados por la nueva ley). Siendo algo prejuiciosos (aunque no tanto), eso tal vez explique que el Canal 10 de Córdoba (propiedad de SRT de la UNC) retransmita en horario central a 678, el programa propagandístico del kirchnerismo dedicado a agraviar a políticos opositores y periodistas. A continuación les cuento cuáles son las principales dificultades de los medios universitarios argentinos.


Las universidades nacionales van camino de formar uno de los grupos de medios más importantes del país. Sin embargo, antes deberán sortear varios escollos: la falta de financiamiento genuino que las hace dependientes de los fondos del Gobierno nacional y un espectro radioeléctrico saturado y sin un plan técnico de manejo, entre otros.

Hasta ahora, las casas de estudio estatales tenían más de 20 emisoras de radio FM, tres AM (que existen prácticamente desde el comienzo de la radiodifusión) y otros tantos canales de televisión en Tucumán, Mendoza y La Plata. Pero cuando estén en uso todas las frecuencias asignadas mediante la resolución 687 de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) en junio pasado, habrá al menos unas 40 nuevas señales de televisión abierta. Según esa resolución, las universidades podrán usar las frecuencias “siempre que no se encuentren asignadas con anterioridad” –es decir, existe la posibilidad de que ya tengan titular– y podrán hacerlo de manera digital o analógica.

En la mayoría de las universidades hay gran expectativa por la apertura de esos canales, pero también es grande la incertidumbre sobre cómo se financiarán. Las experiencias previas a la sanción de ley de medios (la norma anterior no impedía a las universidades acceder a frecuencias) confirman esa duda: el presidente del directorio del multimedio Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la universidad Nacional de Córdoba (UNC), Esteban Falcón, dijo a La Nación que esa empresa tiene un déficit de alrededor de $ 7 millones que se financia con “el no pago de los impuestos nacionales y el canon audiovisual” que prevé la ley de medios.

SRT, que tiene unos 200 empleados, es dueño de Canal 10 (uno de los tres abiertos de Córdoba), las radios AM 580 y FM 88.7, y la flamante señal de noticias, CBA 24N. “El financiamiento proviene del mercado publicitario y de aportes que hacen el Estado nacional y la propia universidad”, explicó Falcón. La UNC maneja un presupuesto de $ 40 millones para sus medios, unos $ 20 millones provienen de la venta de espacios publicitarios, otros $ 13 millones son aportados por el Gobierno nacional y la universidad, y el resto. Canal 10 genera seis horas de programación propia, y completa el resto con una selección de contenidos de los canales del Ministerio de Educación, Encuentro y Paka Paka. En horario central, la emisora retransmite el programa 678, del estatal Canal 7, donde se suele agraviar a dirigentes opositores y periodistas.

En el pasado, la falta de recursos para mantener los medios de comunicación llevó a los canales universitarios a alquilar sus frecuencias, que se convirtieron en repetidoras de alguna de las emisoras porteñas. Ahora, la inversión en medios de comunicación universitarios reedita el eterno reclamo de mayor presupuesto para la educación superior y plantea una nueva competencia a los medios privados, que tendrán más rivales en la pelea por una torta publicitaria que no crece al mismo ritmo que los nuevos medios.

Luis Novara, director de LT10 la radio de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), de Santa Fe, que funciona desde hace 80 años, confirmó que esa casa de estudios lanzará “un canal orientado a la divulgación académica, científica y cultural, y también a la ficción. Los costos son altos, por eso estamos trabajando con en conseguir el apoyo del sector público para poder llevarlo a cabo”.

Si bien Afsca autorizó una frecuencia por casa de estudio, las universidades que conformarán importantes multimedios son las de Córdoba, La Plata y Santa Fe, las tres que cuentan con décadas de experiencia en el sector por sus emisoras AM. A ese grupo se podrían sumar la UBA, si finalmente instala su canal en el aire porteño. Y la de Tucumán, que también tiene larga trayectoria en TV. Además, estas cinco universidades están entre las más importantes en cantidad de estudiantes y carreras.

Más allá de los recursos económicos, está la cuestión del espectro radioeléctrico, muy exigido en el área metropolitana de Buenos Aires. De hecho, todavía no está claro cómo se administrarán en Capital y conurbano las 13 frecuencias que asignó Afsca a varias universidades. Tampoco se definió si se entregarán “frecuencias completas” que, digitalización mediante permiten transmitir hasta cuatro o seis señales, o sólo una porción de esa frecuencia, que sería compartida por varias universidades. Eso podría suceder en el Gran Buenos Aires si se tiene presente que las universidades de Quilmes y José C. Paz comparten el canal 58, las de Lomas de Zamora, Moreno y Gral. Sarmiento, el canal 66; y las de Lanús y Luján el canal 57.

“A último momento solucionamos el problema de 13 universidades del Conurbano, por una cuestión de espectro compartido con órganos de seguridad”, dijo la presidenta Cristina Kirchner cuando anunció la asignación de frecuencias. Desde entonces no se hicieron mayores precisiones. De allí que algunos expertos empiecen a pedir un “plan técnico” antes de avanzar con los nuevos canales. “No tenemos aún un plan técnico, es decir un mapa donde uno tiene por localidad cuántas señales de TV y radio podrá tener. La nueva ley de medios estipula que para abrir concursos de TV y radio tiene que haber previamente un plan técnico”, advirtió Martín Becerra, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). La mayoría de las universidades del conurbano y varias de las del interior que tendrán canales, prácticamente no tienen alumnos dado que son de creación reciente y están en proceso de organización.

Por otro lado, el gobierno nacional está recurriendo a las universidades para resolver uno de los principales inconvenientes que enfrenta la televisión digital estatal TDA: los terrenos para emplazar las antenas transmisoras. Más allá de la disponibilidad de tierras, las torres de la TDA generan, en algunos puntos, resistencias sociales similares a las que encuentran las de telefonía celular. La instalación de las antenas en campus o terrenos universitarios está facilitando el despliegue de la TV digital. Además, las universidades se beneficiarían dado que se ahorrarían la inversión en equipos transmisores al asumir el propio Estado esa tarea.

Ha sido hasta ahora deslucido el papel mediático de la mayor casa de estudios del país, la Universidad de Buenos Aires (UBA), que apenas cuenta con una radio, la FM 87.9. Pero esa situación podría cambiar ahora, luego de que Afsca le asignara la frecuencia del canal 59 y le permita operar en la plaza mayor del negocio televisivo argentino, en el que competiría con los cinco canales actualmente operativos y otros 16 que están en proceso del licitación (ocho de empresas fines de lucro y otros tanto de organizaciones sin fines de lucro).


Acciones

Information

3 responses

29 10 2012
Las inconsistencias de la propaganda de @AfscaDigital sobre la #leydemedios « Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] Y otras universidades (como la de La Plata) tenían frecuencias asignadas desde los años 90. Los medios universitarios pueden ser un gran aporte, pero para eso necesitan financiamiento genuino… Por eso la UBA, que podría tener un potente multimedio apenas cuenta con una FM (que ha logrado […]

11 02 2013
Las antenas en Córdoba y lo que el Gobierno #Kirchner no dice sobre la TV digital estatal: que no se rige por la #leydemedios « Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] donde las señales de noticias generalistas y nacionales de 24 horas son más bien escasas), sin embargo eligió (tal vez no tenga alternativa) el camino del “periodismo militante”. Y tan militante es que, en lo que respecta a la información nacional, en lugar de tomar la […]

10 10 2013
Desesperada búsqueda oficial de los supuestoslogros de la #leydemedios | Latin American Media & Entertainment Observatory

[…] DICE LA REALIDAD: En cuanto a los medios de pueblos originarios, lo explicamos aquí. En cuanto al canal aborigen, lo contamos aquí. Respecto de las emisoras de escuelas y municipios, prácticamente no hay resoluciones de Afsca que habiliten esas radios, lo que permite afirmar que o no funcionan aún o lo están haciendo sin permiso (la habilitación es sobre todo técnica, y se hace tras una verificación de ingenieros del organismo). En cuanto a las emisoras de universidades, es llamativo que, por ejemplo, varias FM de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) –al menos cuatro casos- habilitadas en los últimos años tengan como origen legal decretos presidenciales de los años 90, dato que se desprende del análisis de las resoluciones de habilitación dictadas por la propia Afsca. Y, de nuevo, que haya medios autorizados no significa que esos mismos medios estén emitiendo. De hecho, es fácil de probar que eso no ocurre en la mayoría de los casos. Todo eso, sin contar los problemas de financiamiento que tienen los medios universitarios existentes, el más grande de los cuales es SRT de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), caso que contamos aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: