Algunas características de la televisión digital terrestre en Argentina

27 12 2010

Hace un mes, estuve en el encuentro sobre TV digital organizado por Neo TV Lab, de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref). Allí, Osvaldo Nemirovsci, coordinador general del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre, iniciativa que depende del Ministerio de Planificación Federal, expuso los lineamientos básicos del proyecto, que avanza rápidamente en el país y que, de seguir a este ritmo, podría permitir adelantar el apagón analógico, previsto para fin de la década.

A continuación, los extractos de la interesante charla de Nemirovsci.

Elección de la norma japonesa.- En agosto de 2009, la presidenta tomó una decisión importantísima, que fue definir bajo qué norma íbamos a digitalizar la televisión. La norma es un conjunto de sistemas técnicos bajo el cual se digitaliza la TV. En ese momento había tres opciones [europea, norteamericana y japonesa], ahora hay cuatro porque apareció la norma china.

La presidenta tomó una decisión que tiene que ver con un concepto filosófico y político: las tecnologías no sirven en virtud de su propia calidad sino que tienen que tener un objetivo que las contenga, contemple y direccione. Puede ser económico, social o de prestigio. Y en este caso la presidenta decidió más y mejor televisión y para eso buscamos aquella norma que por su robustez tecnológica pero también por sus características técnicas nos permitan llevar más televisión a más lugares y esa norma fue la ISDVT, de origen japonés. En ese momento sólo estaba contemplada en la estandarización que hacía Japón y que hacía Brasil.

Exportación de contenidos y tecnología.- No es ajeno a esta decisión del gobierno nacional la convicción, sostenida por los contactos de Cancillería, que una vez que Argentina asumiera esta norma muchos países del sur del continente la iban a tomar como propia. Y tal es así que el 28 de agosto de 2009, por decreto 1148, se asume la norma, se crea el Sistema Argentino de Televisión Digital y de manera casi inmediata Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Costa Rica, Paraguay toman la norma. Prácticamente, menos Uruguay y Colombia que tienen la norma europea, toman la misma norma que nosotros que ya deja de ser una norma japonesa y puede denominarse una norma surregional.

En el resto del continente tenemos muy avanzadas las conversaciones con Haití, Dominicana, Cuba, Surinam y Guyana que suman al club de la norma ISDB-T y siempre es mejor para los intereses económicos exportables de la Argentina. La decisión de la norma tiene que ver con su robustez tecnológica pero también con la apertura de una relación internacional en función del intercambio exportador importador de contenido.

Y también se pueden exportar aquellos instrumentos vinculados a la digitalización, las herramientas que se usan desde lo tecnológico, multiplexadores, moduladores, conversores, cables de antena, conectores, transmisores, de manera tal que de la nada en ocho o diez meses no sólo surge un mercado interno en el que los industriales metalúrgicos argentinos vinculados a la informática, al software y a las comunicaciones están viviendo un memento de entusiasmo por haber recuperado la capacidad de fabricar productos nacionales, sino que también nos acercamos a la posibilidad exportable de estos productos.

Hoy podemos venderle a los países que adoptaron la norma conversores (se fabrican en Capital, en Buenos Aires, San Luis y Tierra del Fuego), televisores integrados y todos los elementos infraestructurales de la televisión digital. Y por supuesto los contenidos en el que también hay un mercado que si bien queda en Asia, al hablar nuestro propio idioma que es Filipinas con 90 millones de habitantes, que también tiene esa norma, se abre un panorama importante. […]

Dos características principales de la norma.- Asentado sobre una fuerte impronta innovativa en lo tecnológico, un hecho fundacional, que nos permite dentro de la robustez tecnológica de la norma. Se compacta audio y video, se transforma a bits, se conforma un paquete de datos y no sólo se puede propagar por aire sino que también se puede trasladar por fibra óptica o satélite. Sin importar la distancia, entra calidad y sale calidad.

Esta compactación de audio y video nos da una primera característica de la norma que es garantizar una estética determinada que tiene que ver con la calidad. La digitalización garantiza en SD (standard definition) o la HD (1080 pixeles) que no haya frituras, interferencias o fantasmas. No es poca cosa a la hora de medir la calidad de las televisoras abiertas de todo el país.

Hay 4,2 millones de televisores en todo el país tiene que elegir cómo coloca la antena, en Buenos Aires, para ver dos bien y otros dos más o menos. Llegar con una estética que garantice que a los chicos vean un color no es poca cosa, democratizar la estética, para que se vea una camiseta de fútbol o la bandera del color que es.

La segunda característica de la norma es que en el mismo ancho de banda las frecuencias de TV abierta ocupan en el espectro radioeléctrico una medida, que es en Mhz, por uso, costumbres. Cada canal abierto de la Argentina, hay 44 (33 privados, 10 provinciales y uno de la Universidad Nacional de la Plata-UNLP), a cada uno se le asignó 6 Mhz en espacio, o 18 Mbits en tiempo. ¿Cuál es la ventaja de la digitalización? Por la compactación de video y un cálculo algorítmico que permite otras cosas, en ese mismo espacio de 6 Mhz se pueden transmitir 3, 4 o 5 señales al mismo tiempo, más una que va en el medio, se llama One Seg, que va directamente a la telefonía celular y como no pasa por la red de telecomunicaciones, como en las otras normas, es gratuita para el usuario de telefonía celular. Acá volvemos a la mirada social, no es poca cosa en un país donde hay 12 millones de televisores y 46 millones de celulares que se pueda ver gratis la TV digital en los celulares que se pueda ver gratis. (…)

Estas dos cuestiones que hacen a la norma, son las dos consecuencias más importantes que tiene la digitalización en la Argentina.

La búsqueda de la interactividad.- […] El papel pasivo del receptor de TV se puede transforma en la medida en que puede participar. Estamos quebrando la vieja lógica del paradigma de Lasswell, de la famosa teoría de la Aguja Hipodérmica, la Bala de Plata, que dice que hay un mensaje que es único y demás. Acá deja de ser único, el receptor apretando un botón puede participar. [Nemirovsci se refirió también al acuerdo del Gobierno con el laboratorio Lifia para desarrollar aplicaciones interactivas con el software Ginga]

Transmitir y recibir contendos.- El sistema argentino de TV digital vio tres momentos para el desarrollo de la TV digital. La transmisión, la recepción y en el medio, lo más importante, que son los contenidos.

Cómo se transmite: empezamos con plantas transmisoras que son unidades integradas compuestas por tres elementos, un multiplexador, un modulador y un transmisor, todo eso dentro de un contenedor, conectado a un torre, mástil, antena. Esto lo está haciendo el Invap, una empresa rionegrina, probablemente la más importante en tecnología en América latina. Tenemos siete plantas, Capital Federal, Cañuelas, Baradero, La Plata, Luján, San Nicolás, y Puerto Tirol (Chaco). Para diciembre estaremos en Formosa, La Pampa y Tucumán. En febrero, en Córdoba, Bariloche y algunas otras. Y así en una primera etapa que terminará el año que viene y llegará al 70% de la población.

Cómo se recibe.- La señal digital se puede ver en un televisor común que tenga integrado el chip digital, no vale más caro que uno analógico, pero es un valor importante (3000 a 4000 pesos) por lo que nosotros previmos la utilización más económica de una herramienta técnica importante que a tenido distintos nombres: sintonizador, conversor, decodificador, esa cosa, aparato negro, el peor de todos es su nombre real, set top box. Es un conversor que lo que hace es tomar una señal digital para analogizarla para que cualquier televisor, incluso el de tubo que tiene 20 años –hay 800.000 televisores de tubo en Argentina- pueda ver sin tener que cambiar el televisor. Esos conversores se venden en las casas de electrónicos muy baratos. Pero aún así el Estado nacional compró 1.180.000 conversores y los estamos distribuyendo en sectores vulnerables de la economía como jubilados de menor haber o personas que cobran programas de asignación universal. (…)

Hoy así como rompimos el paradigma de Lasswell (…) quebramos otro paradigma de Alvin Toffler, que en su libro La tercera ola, decía que en la primera ola de las tecnologías, las elites dominantes siempre se apropian del avance tecnológico en virtud de su situación económica. En Argentina, hoy los pobres están viendo TV digital y como no había en el mercado venta de conversores, los sectores pudientes no están viendo. (…)

Tanto esfuerzo no podía ser para ver mejor los mismos contenidos de siempre, de hace 20 o 30 años. Con todo este esfuerzo valía la pena jugar a la construcción de un gusto cultural diferente. Ya van a estar las señales de gerenciamiento privado usando la digitalización para ver mejor lo que hasta ahora se veía analógico. Ver en digital los músculos de Cristian Sancho en Botineras o la cola de Yésica Cirio. No es nuestro objetivo como modelo cultural. Se va a ver mejor, sí. Nos parece que no valía la pena el esfuerzo para mejorar todo eso.

Por eso firmamos un convenio con el Consejo Interuniversitario Nacional, con 47 rectores de universidades nacionales, y vamos a las universidades a generar contenidos. Creamos nueve polos de desarrollo de contenidos en nueve regiones del país en las que las universiades deben convocar a todos los protagonistas de desarrollo de contenidos en esa región. Hicimos un concurso con el Incaa para premiar 400 horas de contenido audiovisual para TV digital, se presentaron 1000 proyectos.

El 87% de la actual producción audiovisual para todo el país la hacen cuatro productoras de Capital Federal. Nosotros queremos federalizar los contenidos, mostrar la diversidad cultural que tiene la Argentina y que no está expresada. (…) Con el Laboratorio de Untref queremos avanzar en animación, 3D, contenidos interactivos, y también los géneros tradicionales. A mi me entusiasmaría mucho ver una ficción, una historia de amor hecha por la televisión catamarqueña, con actores, guionistas y directores catamarqueños. O la vida de Pancho Ramírez por la televisión entrerriana, no la vida de Ramírez con Pablo Echarri filmada en Palermo. Tratemos de ofrecer una alternativa que nos permita construir un modelo cultural diferente.

Es difícil. También es difícil ver cine argentino porque alguien hace 25 años dijo que el cine argentino era malo y hay que reculturizar para que la gente vuelva a las salas a ver cine argentino. Acá pasa lo mismo.

La televisión abierta argentina tiene un solo ingreso que es la pauta publicitaria, para lo que hay que tener más rating, para eso hay que pujar por el rating, que acá ha sido copiar al programa de éxito, que convierte al programa copiado en uno de menor calidad. Después de diez años, hay un 80% de contenidos en televisión haciendo lo mismo que fue exitoso 10 años atrás pero con menor calidad. Y la verdad es que, como dice mi amigo Tristán Bauer, presidente de RTA, hay contenidos que ponen de rodillas a los argentinos.

Me parece válido que el gobierno juegue fuerte en esto. Que se queden tranquilos que no vamos a hacer contenidos nosotros porque algunos creen que vamos a hacer la vida de Néstor Kirchner en capítulos, otros creen que los conversores las únicas señales que se ven son las oficiales. No es así, ya se les dieron las frecuencias digitales a los cuatro canales privados de Capital Federal, 33, 34, 35 y 36. Pueden digitalizar esas señales y van a entrar en los conversores que distribuimos nosotros. Van a entrar las de baja potencia. (…)

A la hora de las preguntas del público, un asistente consultó, ¿Para que la novela catamarqueña tenga éxito, va a ser financiada por el Estado?

No, lejos porque no podemos. Es más, de entrada nosotros no habíamos previsto financiar nada, pero si no lo hacemos en el interior es muy difícil si no ponemos el puntapié inicial. Después, cada televisora dependerá de la estructura que la sostenga. La ley 26522 de democratización de medios prevé una frecuencia de TV abierta para cada provincia y para cada universidad y hace reserva de espectro del 33% para organizaciones sociales. Todo eso va a existir, en vez de 44 canales de TV abierta, entre canales y señales habrá 400, es muy probable. Nosotros ponemos en marcha un mecanismo de aliento a los contenidos. Si la novela catamarqueña la hace el privado o el estatal verá cómo la paga; a lo mejor a alguna universidad no le interese tener un canal, tal vez pase lo mismo con alguna provincia.

También participó del encuentro el ingeniero Juan Manuel Baretto, vicepresidente de Coradir, fabricante, entre otros equipos, de los set top box que permiten ver la TV digital en los televisores analógicos comunes.

Y para quienes actualizar el panorama del rápido avance de la TV digital Argentina, aquí les dejo lo último que escribí en La Nacion: La TV digital abierta estatal sumó su octava repetidora.

Anuncios

Acciones

Information

One response

27 12 2010
Tweets that mention argentina #TDT Avanza la televisión #digital: exportación de tecnología y producción de #contenidos -- Topsy.com

[…] This post was mentioned on Twitter by Gonzalo Diego Rosado. Gonzalo Diego Rosado said: RT @jcrettaz: #argentina #TDT Avanza la televisión #digital: exportación de tecnología y producción de #contenidos http://bit.ly/gJJTaR […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: