Por la ley de medios, “Justo a Tiempo” termina siendo un poco menos familiar

22 12 2010

La ley de medios se propuso, discutió y aprobó como una norma refundadora de la comunicación audiovisual en el país. Sus propios impulsores alimentaron esa expectativa, ahora reconocidamente sobredimensionada. Algunos creyeron ver en la nueva normativa una suerte de elemento higienizador de la pantalla, que la haría más federal, cultural, pluralista y hasta familiar. No faltan quienes directamente prefieren decir una pantalla “destinellizada” (yo no tengo nada en contra de Marcelo Tinelli y el tipo de shows que produce).

Justo a Tiempo, el programa que conduce Julián Weich en Telefe, habitualmente con muy buenos niveles de audiencia, es citado a menudo como ejemplo de que es posible una televisión de calidad, pensada para toda la familia y que sea expresión de otro tipo de valores.

Hace 10 días, el propio Weich explicó algo difícil de explicar, que el programa será un poco menos familiar porque la aplicación de la ley de medios obliga a la producción a prescindir en el juego Dos Generaciones de la presencia de niños menores de 12 años.

En esa emisión, estuvieron invitados el animador Daniel Tota Santillán y la cantante Gladys La Bomba Tucumana, ambos acompañados por sus hijos jóvenes. Hasta ese programa, de ese juego –en el que no sólo se ven a famosos– participaban abuelos con nietos pequeños.

En el sitio oficial del programa, en la web de Telefé, se leen decenas de comentarios como los siguientes:

Hola Julián mi nombre es Luana. Tengo 11 años y quería ir con mi abuela a jugar al juego generaciones y te quería pedir la dirección para irme a anotar. Gracias Juli Chau

Hooli Julian soy Agus. Tengo 10 años y quiero participar en el Dos Generaciones con mi abuela Nidia! Por fa elegime, me encanta el programa el lo más. Besitos Juli

Ni Luana ni Agus van a poder ir a jugar con sus abuelos, ni sus familias ni los cientos de miles de espectadores que ven el programa podrán presenciar ese cruce de generaciones, cuyo divertimento está precisamente en poner en evidencia el conocimiento o desconocimiento cruzado de cada uno sobre “la época” del otro. Dos Generaciones era como un puente, un largo brazo que conectaba a abuelos con nietos. Ahora, será un puente más corto, y seguramente menos divertido entre padres e hijos jóvenes o adolescentes.

Y es así nomás, Weich no se equivocó. En su artículo 68, la ley de medios prohíbe expresamente “la participación de niños o niñas menores de doce años en programas que se emitan entre las 22.00 y las 8.00 horas, salvo que éstos hayan sido grabados fuera de ese horario, circunstancia que se deberá mencionar en su emisión”.


Justo a tiempo es un formato más exitoso de Telefe este año (lo exportó a varios mercados) y en nuestro mercado se basó claramente en el carisma y la simpatía de Julián Weich, cuyo estilo se probó varias veces en la televisión abierta. El lo que va de diciembre, el rating promedió 11,4 puntos por emisión, pero en otras temporadas superó los 20 puntos.

La ley o su aplicación desconoce nuevas realidades que parecen obvias y que ya habían puesto en crisis el concepto de “horario de protección al menor”, previsto en la anterior legislación. Una crisis que la industria televisiva sufre en carne propia porque está arrasando con la idea misma de “programación” y “prime time”, los principales pilares del negocio audiovisual. Aparentemente, Justo a tiempo, un programa pensado y realizado para toda la familia, irá el año que viene en el horario de la tarde, después del noticiero o alguna telenovela. Es decir, justo en un horario donde no está toda la familia (salvo claro que los padres sean desocupados y los chicos no vayan a la escuela).

Los contenidos “no aptos” –que no son necesariamente pornográficos o violentos– pueden estar al alcance de la mano en Internet las 24 horas. Este mismo artículo 68 de la ley, pensado para la protección de la niñez, prevé que los contenidos “desde las 6 y hasta las 22 deberán ser aptos para todo público” y que “en el comienzo de los programas que no fueren aptos para todo público, se deberá emitir la calificación que el mismo merece”. Por esta última razón, antes de los noticieros aparece un graph que indica “Este programa no es apto para todo público”. Sí, en el noticiero.

El caso de Justo a tiempo muestra las paradojas en las que cae la pretendida refundación de la televisión buscada por los impulsores de la ley de medios. En lugar de contribuir a mejorar los contenidos, en este caso, los empeoró.

Anuncios

Acciones

Information

11 responses

25 12 2010
Ezequiel

Cual es la paradoja? El programa es muy bueno, pero no podes tener un chico a las 11 de la noche de un día de semana jugando en la tele.

Pueden pasar a la tarde o pueden sacar el juego ese e inventar alguna alternativa que no implique tener chicos en televisión cuando deberían estar en sus casas a punto de dormir.

Vamos, realmente me vas a decir que por un segmento se va a mover todo un programa en lugar de adaptar el segmento? Incluso se podría hacer el segmento con mayores de 12 años. La esencia del programa no es tener chicos de 10 años jugando y por lo tanto el programa se puede alterar tranquilamente para adaptarse a la ley. La ley se hizo para programas cuya esencia es la explotación infantil, como las versiones infantiles de Bailando por un Sueño.

25 12 2010
José Crettaz

Estimado Pozzo,
Ud. lo dice, aparentaron apuntarle a Tinelli [el mismo al que se le permitió entrar y abrazar a Cristina Kirchner durante el velorio del ex presidente] y terminaron dándole a “Weich” (fijate, no se habla de la weichización de la TV, y sí de la tinellización). Todas las [pocasl] encuestas de consumo cultural te indican que el horario prime time de la noche sigue siendo mayormente familiar [la familia junta frente al TV] en Argentina. Por eso, la ley va contra la costumbre (preguntale a un abogado qué pasa cuando eso ocurre de manera masiva), la respuesta te va a sonar a insulto. Una aclaración, no es a las 11 de la noche sino a partir de las 10 (suele haber picos de rating después de esa hora). Además, si el noticiero ya es calificado de “no apto para menores” ¿A qué hora se supone que es legal que los chicos estén frente a la pantalla? ¿Y los contenidos violentos o no apropiados de los demás canales 24 horas, de series, cine e información, muchos de los cuales transmiten desde el exterior? La ley es despareja, academicista (pero además, de académicos ochentosos), alejada de la realidad actual concreta. Y, por sobre todas las cosas, es inaplicable al universo de medios audiovisuales actual. En otras palabras, está hecha para aplicarla a los medios que el Gobierno de turno por alguna razón quiera. Ya lo estamos viendo. Y si no, ¿Cuándo empieza Canal 9 a cumplir con las cuotas de contenidos? ¿Cuándo el Fútbol para Todos dejará de llenar sus transmisiones con zócalos publicitarios indebidos? ¿Cuándo CN23 tendrá sus propios estudios, como lo prevé la norma? ¿Cuándo tendrán los pueblos originarios (no las organizaciones que se dicen sus representantes, como la Tupac Amaru) sus propios medios?
Ahora, en el día a día, salen a la luz las inconsistencias de esta ley, que por supuesto habrá que cumplir hasta que no se reforme, como muchos (incluso los que en su momento la apoyaron) empiezan a pedir.
Saludos

25 12 2010
Ezequiel

Por la forma de escribirlo, parece que quisieras sugerir que a Tinelli se le va a permitir violar la ley, por ejemplo permitiéndole un Bailando Kids a las 22hs. Y que esto se debe a su cercanía al gobierno. Veremos si es así. Yo lo dudo. Ciertamente no se puede dar por cierto algo que no sucedió aun, solo el tiempo dirá. Pero recordemos que en el estado anterior de la ley, el interventor del Confer tenía mas discrecionalidad. Que las reglas se hayan puesto por escrito implica menos, y no mas arbitrariedad.

En realidad, no se está aplicando toda la ley, eso es verdad. Yo creo que se está empezando a exigir la aplicación de la ley gradualmente. Y esto se va a aplicar tanto a Weich (que no es afectado gravemente, como decía antes), como a Tinelli, como a Susana Gimenez. Veremos el estado de la aplicación de acá a un año.

Respecto al resto de los detalles, desconozco. Vos pones ejemplos de irregularidades que según vos beneficiarían al gobierno o a medios afines y asignas una intencionalidad en dichas irregularidades. Es una forma de ponerlo. Pero por ejemplo, no se si en el caso de C5N, C26 y el resto tienen estudio propio, si esto se les está exigiendo, si ya está reglamentado el asunto, si hay plazos establecidos, etc.

El camino es exigir que se aplique la ley por igual, que la oposición tome las riendas donde les corresponde (en lugar de tratar de retrasar la aplicación), que se informe correctamente sobre el estado de la ley. Que una ley se aplique irregular o incompletamente no es un argumento para derogarla, mucho menos una ley tan nueva y compleja. Si fuera así, habría que derogar la constitución y todo el código penal y civil.

Suerte!

26 12 2010
José Crettaz

Tinelli es un gran creativo de la TV actual, yo no tengo nada en su contra. No soy yo el que habla de destinellizar. Pero es cierto que a Tinelli ya se le permitió violar las disposiciones de la nueva ley como está sucediendo con muchas otras empresas. Además, te pregunto: Cuando en octubre próximo venza el plazo para que todos los que están fuera del artículo 161 se adecúen a la norma ¿Pierri habrá vendido Canal 26 o Telecentro, Hadad se habrá achicado a sólo 1 am y 2 fm en la misma zona geográfica, Moneta-Garfunkel habrán vendido las radios que les sobran…? Como vos decís, es cuestión de esperar. El presidente de esta Afsca (controlada por el oficialismo de un momento) tiene las mismas o más potestades discrecionales que el interventor del anterior Comfer. Como la ley anterior, esta se está acplicando sobre los que el Gobierno de turno quiere y a los que no quiere, se les perdonan los pecados.
Para defender la ley como la defendés decís saber poco. C5N tiene estudios propios, y ¡qué estudios! Y C26 también, aunque buena parte de su programación se hace en estudios de terceros. Te pregunto ¿Por qué de las siete señales de la TV digital, tres son de noticias, Telesur, C5N y CN23? ¿Por qué Afsca permitió que DirecTV cumpla a medias con la nueva grilla subiendo sólo la señal privada CN23 y dejando fuera de la programación al infantil del Ministerio de Educación, Paka Paka? Para ver, primero hay que abrir los ojos.
Vos mencionás una palabra que yo no: derogar. ¡Hasta quienes apoyaron la ley están pidiendo que se reforme! Por ejemplo, muchas comunidades aborígenes, a cuyo nombre están obteniendo autorizaciones para radio y TV muchas agrupaciones políticas. O los actores, que quieren una cuota mínima de ficción, porque les quedó en el tintero por el apuro del tratamiento. O los que le dieron los votos que faltaban para aprobarla: Proyecto Sur y Libres del Sur, que se “sorprendieron” porque la cláusula de bloqueo al capital extranjero es inaplicable: cualquier extranjero puede comprar y controlar medios en Argentina siempre que lo haga con una empresa basada en Estados Unidos, con el cual el país tiene un acuerdo de reciprocidad de inversiones que estableció un trato equivalente a las inversiones recíprocas.
Y una última noticia: hay leyes que nunca se aplican. La Ley de Defensa de la Competencia creó un tribunal autónomo para fallar en casos de potencial monopolio, pero ningún gobierno lo creó para poder negociar directamente con los eventuales monopolizantes. El último caso: Telefónica y Telecom. Y también hay leyes que nunca se sancionan aunque sean reclamadas por la Constitución, por ejemplo, la ley de coparticipación federal.
El de la ley de medios no es un tema sencillo. No da para la opinión liviana. Hubo demasiado eslogan berreta, ahora empiezan a verse las consecuencias. Habrá muchas más novedades. Seguiremos discutiendo.
Saludos

25 12 2010
Nicolás Lichtmaier

No veo el inconveniente en que ese segmento se grabe en otro horario y se ponga la leyenda, tal como indica la ley, en el momento de su reproducción.

26 12 2010
José Crettaz

No hay inconveniente. Sólo que la ley está desmotivando aquello que supuestamente pretendía fomentar. A mi me parece raro. ¿A vos no? Son opiniones.

26 12 2010
Nicolás Lichtmaier

Ponés como ejemplo un caso en que la ley provoca exactamente lo que quiere provocar: Que no se abuse de niños utilizándolos para programas televisivos comerciales cuando deberían estar en la cama. El que haya una forma legal, simple y equivalente de lograr el contenido que mencionás desarma por completo todo tu argumento. El segmento bien puede ir grabado. Se juntan a las 21, lo graban, y chau pinela.

En otros comentarios veo que tu crítica a la ley es medio esquizofrénica. En este sentido: la corrés al mismo tiempo por ambos lados. La criticás por dura y por blanda. Y… no es una crítica a la ley la sospecha que tenés de que algunas de sus premisas no se cumplan. Porque ahí, los que apoyamos la ley vamos a estar de acuerdo con vos. Las discrecionalidades que mencionás más arriba no tienen relación con la ley de medios, sin embargo tu conclusión parece estar en contra de esta ley.

Como tu planteo tan ambiguo no podés explicitar lo que querés. A Ezequiel le decís que no querés “derogarla”. Arriesgo que tampoco te convencerían algunas reformas de “limpieza” en relación a, por ejemplo, el tema de las comunidades indígenas. Arriesgo que lo que te dejaría conforme es que se quite el artículo que toca los intereses de tu empleador.

Sería interesante verte un atisbo de independencia con respecto a los intereses de quien compra tu pluma. Te haría más creíble.

Saludos!

27 12 2010
José Crettaz

Sos un buen analista, pero te faltó un detalle. Si las críticas a la ley vienen incluso desde los que la apoyaron y se repiten desde los que la cuestionaron durante su tratamiento, si se la critica por dura en algunos temas y blanda en otros… no te parece que es ¡porque la norma misma es, como mínimo, desprolija! Además, ¿por qué deberíamos aceptarla o rechazarla 100%? La realidad es siempre más compleja aunque se intente reducirla a eslóganes sencillos, como pasó en este caso.
Imagino que sos de los que se ríen mirando en 678 el graph “Periodismo In The Pendiente”. Me llama la atención que me pidas independencia. Me causa gracia que me acuses de vender mi pluma pero no me sorprende. Yo creo en el periodismo independiente y se como vivo y cuánto me cuesta. No tengo problemas de conciencia y resisto cualquier análisis financiero (no como algún que otro bloguero con extraña pauta oficial).
Mis empleadores (un diario y dos universidades) no tienen problemas con la ley de medios porque no los afecta en lo más mínimo dado que se restringe al capítulo audiovisual extra Internet.
¿A Pepe Mujica también le paga “su empleador”? ¿A Pérez Esquivel, preocupado por la construcción de “un monopolio estatal”? ¿A la diputada Merchán que militó en favor de la ley y ahora reclama que se cumpla en lo referido a la propiedad de medios por parte de extranjeros?
Discutamos argumentos, ideas. Tengamos diferencias y asumámoslas. Pero no insultes gratuitamente (algo a lo que lamentablemente nos hemos acostumbrado), y mucho menos sin conocerme. Por suerte, el mundo no se divide en K o anti K, el argentino promedio es suficientemente inteligente como para tomar lo mejor de cada “bando” e incluso más, construir muchas otras terceras posiciones. Suerte

30 12 2010
hernan delgado

José: tu post me hace acordar a las tapas de “Noticias”, que prometen del modo más amarillista destapar grandes escándalos y revelar secretos ocultos a los mortales… y siempre el interior de la revista defrauda.
Si “Justo a tiempo” termina siendo menos familiar es porque los directivos de Telefé, Julián Weich o los productores del programa simplemente no quieren grabar el segmento con menores en un horario adecuado para su participación en el programa.
¿Te preguntaste cómo funciona la participación de menores en la tv. británica, alemana, francesa o canadiense?
Como decís, “son opiniones”.

30 12 2010
José Crettaz

Son opiniones, pero mejor si vienen con argumentos.
Saludos

5 12 2011
Hector

Justo a tiempo, nunca fue en vivo, Hector de Telefe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: