A los medios, como sea, por la ley o poniendo la “moneta”

24 01 2010

Moneta, acercándose a Kirchner o viceversa - La Nación

La administración Kirchner no descarta aún que la polémica ley de medios audiovisuales (aprobada pocas semanas antes del recambio legislativo tras las elecciones de junio, en las que la oposición –aunque fragmentada- logró un contundente triunfo), se aplique en los tiempos previstos. Por ahora, la cosa está suspendida judicialmente y embarullada legislativamente (la oposición aún no designó a sus representantes en los órganos de aplicación). Sin embargo, ante las dudas, Kirchner ya lanzó la operación Plan B. Esta semana, el empresario K Raúl Moneta (sí, dije empresario K, aunque también haya sido, empresario menemista), en sociedad con Matías Garfunkel Madanes, compró un amplio paquete emisoras al grupo mexicano CIE (Corporación Interamericana de Entretenimiento), por el que pagó 28 millones de dólares (una cifra muy importante para los activos transferidos y para el negocio de la radio, que en Argentina se viene contrayendo).

Ese paquete incluye:

Rock & Pop(FM 95.9),
Metro (FM 95.1),
Blue (FM 100.7),
Splendid (AM 990),
Belgrano (AM 950), que ya era alquilada por el empresario;
FM 95.5 San Isidro Labrador,
– FM 106.5 Villa La Angostura,
– FM 107.5 Ostende,
– FM 95.3 Metro (Mar del Plata),
– FM 98.9 Rock & Pop (Mar del Plata)
– los tres edificios que la empresa mejicana poseía en las calles Freire 932, Freire 942 y Conde 935 de la Ciudad de Buenos Aires
– el centro de espectáculos Arena Beach Mar del Plata
– Otras nueve emisoras repetidoras en el interior del país.

La situación no deja de ser curiosa porque el CIE vende sus empresas por exigencia estatal: los mexicanos tampoco cumplían con la ley de radiodifusión (anterior). Sin embargo, el Estado fue paciente con ese grupo que, recién esta semana, después de largos años, se desprendió de sus radios, no sólo de las aquellas que debía vender sino directamente de todas las empresas. El CIE vende porque estaba fuera de la ley (vieja), pero el que compra está aún en una situación todavía más desprolija.

Moneta explicó a algunos medios que él y su socio no violan la nueva ley de medios porque las radios serán controladas por sociedades distintas… Ja, ja, ja… haaaaaa, ja, ja, ja. Raúl, no somos niños. Si fuera tan fácil, el grupo Clarín no tendría más que cerrar su empresa holding y mantener todas sus demás compañías separadas en sociedades distintas. Aunque es cierto que lo parecemos ¡no somos tontos! La nueva ley de medios prohibe que un mismo operador tenga más de una AM y dos FM en una misma área geográfica. Nunca fui bueno para las matemáticas, pero me parece que a Raúl no le cierran los números. Bueno, no es la primera vez. Con las bancos ya no le había ido tan bien (aunque tal vez me equivoque).

En el paquete que compró Moneta hay joyas y trastos viejos. Entre las joyas está claramente la FM Rock&Pop, que desde hace más de una década está entre las cinco más escuchadas del país. Otras joyas, aunque menos valiosas, son Metro y Blue, dos FM con buena penetración en sus respectivos target. A las demás, tendrán que posicionarlas. Además, Rock&Pop viene con Mario Pergolini y su programa Cuál es? Aunque habrá que ver cómo se da esa convivencia.

Con esta transacción, Moneta no sólo viola la nueva ley de medios sino que tampoco cumple con el decreto-ley de la dictadura. Ahora mismo no está claro qué ley debe aplicarse (si la nueva, que aún no está reglamentada ni tiene constituidos sus órganos de aplicación; o la vieja, mediante la cual el Comfer otorgó en las últimas semanas varias frecuencias a los amigos del Gobierno, según denunció la diputada de GEN, Margarita Stolbizer). El empresario mendocino, un gran devoto de la Virgen de Luján (y bueno, ella no tiene la culpa), ya controlaba radio Belgrano (una marca fuerte pero que en la actualidad tenía muy baja potencia), el multimedios de información agropecuaria Infocampo y las revista El Federal y Bacanal. En algunas de estas últimas empresas, ya habría editores cercanos al Gobierno. Moneta también es dueño de Infocalle SA, empresa dedicada a la promoción y publicidad en la vía pública (hombres-carteles que se paran enfrente de los automovilistas en los semáforos). Salvo El Federal e Infocampo en algún momento (no ahora), ninguna de esas empresas es sustentable.

Desde 2010, en el espectro radioeléctrico porteño-bonaerense será difícil encontrar una emisora crítica. La más escuchada, Radio 10 es “ciclotímica” en su posicionamiento editorial y depende en buena medida del resto de los negocios del grupo Hadad (C5N, Infobae y las FM Pop, TKM y Vale). Continental es claramente la más independiente, tanto que en su programación conviven voces muy críticas con otras que apoyan abiertamente al Gobierno, como la del relator Víctor Hugo Morales. Del Plata pertenece a la firma Electroingeniería, contratista de obra pública de fuerte crecimiento durante la gestión kirchnerista. América es conducida periodísticamente por Sergio Spolsky, dueño de cinco diarios ultrakirchneristas: el especializado Buenos Aires Económico; el gratuito El Argentino (que compite con La Razón). A este paquete hay que sumar la potencia, el desarrollo tecnológico de las emisoras estatales, en primer lugar Radio Nacional y sus 40 emisoras en el interior del país.

No es la primera vez que Moneta se embarca en una guerra por la propiedad de los medios. La vez anterior, cuando junto a Ricardo Handley y el Citibank, creó el CEI Citibank Equity Investments y llegó a ser –aunque fugazmente- el grupo de medios más grande del país, al controlar Telefé, Canal 9, editoriales de revistas, varias radios (entre ellas Continental) y pujó dura pero infructuosamente para comprar el diario La Nación. Aquella vez, los medios estuvieron al servicio de otro proyecto político, la re-reelección de Carlos Menem.

Menem, Clinton, Moneta y el asado a la cruz - La Nación


El último intento de Moneta en los medios grandes fue su sociedad con Daniel Hadad en Canal 9, donde llegó a tener cerca del 50% de las acciones. Precisamente, por exigencia del propio Kirchner, Moneta tuvo que vender esa participación. Aquella tal vez fue la prueba de amor que el ex presidente necesitaba para confiar en Pedro Raúl, dueño de la estancia La República y de una sorprendente escuadra de arte ecuestre que todos los años deslumbra en la Exposición Rural de Palermo. En tanto, Garfunkel fue uno de los empresarios que asistió a “la cena que tuvo Cristina Kirchner un día antes de Navidad con hombres de negocios del país, para reclamarle más inversión. También se comentaba que podría llegar a jugar como oferente ‘tapado’ en la oferta por Telecom, en sociedad con Eduardo Eurnekian”, informó el diario Clarín.

Lejos (muy lejos) del “espíritu democratizador” del que se pretendió imbuir a la ley de medios, el plan B del kirchenerismo consiste en llegar a las elecciones de 2011 con un buen “equipo de medios”: tiene sus diarios (el más fuerte de ellos por su alcance es sin dudas El Argentino), tiene casi todo el espectro en radio (con excepción de Mitre, del Grupo Clarín; y Continental, del grupo español Prisa); y con la nueva televisión digital tendrán un interesante paquete de canales (incluido uno de noticias y otro de deportes) que podría encontrar en Telecom Argentina y el lanzamiento del Triple Play una plataforma de difusión nacional sin equivalentes. Rodolfo Barros, el periodista que mejor viene informando sobre la intervención del Gobierno en los medios, actualizó esos datos este domingo en Perfil.

Por lo pronto, un funcionario del Comfer que no es su interventor y ex dueño de una radio trucha, Gabriel Mariotto, sino Gustavo Bulla, director de supervisión y evaluación del Comfer, dijo al diario Crítica de la Argentina que el anuncio no podría ser aprobado por el Gobierno “ni con la ley anterior, ni con la nueva”.

“En principio están prohibidas las ventas o transferencias de medios. Sólo después de cinco años se pueden transferir el 49% de las acciones. En caso contrario, se debe llamar a una nueva licitación por las frecuencias”, enfatizó.
Sobre la cantidad de medios en poder de Moneta y el yerno de Carlos Menem explica que “la ley es muy clara al respecto: no se pueden tener más de tres emisoras en una misma área. Una AM, una FM y una emisora de TV. Y tampoco puede tener repetidoras”.

Habrá que ver si Bulla sigue en el organismo regulador de la comunicación audiovisual. O si sigue manteniendo su discurso avanzado este año. No sería la primera vez que un organismo del Estado dicen una cosa, y desde los jardines de la residencia presidencial de Olivos se ordena otra. Para eso basta con ver cómo informó la transacción la agencia oficial Télam: “Confirmado: Rock&Pop vuelve a manos argentinas”

En definitiva, nada nuevo bajo el sol.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: